Lo que pasa en Tenerife

Periodismo ciudadano

  • ¿Qué es lqpsntf?
  • Viernes, 24 de Octubre de 2014
    Tenerife (Islas Canarias)
    Actualizado a las 20:34 hora local (GMT)

Carril bici, ¿para qué?

Fotovideo Móviles

  • Por Cristo Velázquez
  • (vecinoreportero)
  • Santa Cruz de Tenerife, 4 Agosto, 2011, 08:23

Los carriles bici han dado que hablar y seguirán dándolo, por muchos años. Es un tema recurrente en cualquier ciudad que se precie y en cualquier programa electoral que se diseñe, para ganar unas elecciones municipales. En Santa Cruz de Tenerife, capital de la provincia occidental canaria, no iba a ser menos y si se consultan las distintas páginas en papel o las versiones digitales de los periódicos locales de esta ciudad: Diario de Avisos, La Opinión o El Día, encontraremos muchos artículos publicados sobre este asunto, así como numerosos comentarios sobre el mismo. Igualmente ocurre con periódicos cuyo único soporte se encuentra en esta misma red: Canarias Ahora, Canarias Digital, Canarias 24 horas, etc.

En esta ocasión, el motivo de esta breve crónica no es seguir insistiendo sobre la conveniencia, las dificultades o los beneficios que estos trayectos específicos comportan. La razón está en haber comprobado personalmente, - como otros muchos ciudadanos lo hacen a diario -, que esos tan traídos y llevados carriles, de momento, sólo generan quejas y más quejas. De los ciclistas hacia los peatones y de éstos hacia los ciclistas. Una vez más, el ser humano demuestra que la presencia o la ausencia de educación son las que hacen que las cosas funcionen o no. Pasemos, pues, a exponer el porqué del título.

En la zona baja de Santa Cruz de Tenerife, la que se ajusta al litoral de la ciudad, existe desde hace bastantes años, un itinerario indicado y exclusivo para usuarios de bicicletas y demás artilugios con ruedas: patines, patinetas, tablas… Comienza en el Palmetum, frente al Recinto Ferial de Santa Cruz y se extiende hasta el barrio de María Jiménez, algo más allá del antiguo Balneario de esta ciudad. La mayor parte del recorrido transcurre sobre la Avenida de Anaga y las aceras que la preceden y la continúan. Esto hace que conviva, además, con el espacio señalado para quienes pasean o hacen ejercicio a pie y esto hace, también, que surja el debate.

Pero, de todo este largo recorrido, existe un tramo especialmente llamativo en esto de la invasión por quien no debe hacerlo. Es el correspondiente a la pequeña playa de Valleseco, junto al edificio del CIDEMAT (Centro Insular de Deportes Marinos de Tenerife) y donde existe, desde hace mucho tiempo, una acera muy amplia, con varios asientos de hormigón, coloreados en blanco, azul y amarillo, repartidos a lo largo de la citada acera y para descanso de los muchos peatones que acuden allí, tanto para tomar el aire del mar como para pasear, correr o charlar. Este tramo es el que coincide con el techo del falso túnel que también viene desde el inicio de la zona portuaria y llega hasta cerca de la dársena pesquera. Dispone, además, de muchas plazas de aparcamiento en batería y es zona de paso para los vehículos que se dirijan al interior del barrio de Valleseco.

Paralelamente a esta gran acera y a la carretera que se dirige a S. Andrés, aparece perfectamente trazada y señalizada la continuidad del carril bici y es, además, el único momento en que ambos caminos, el de los peatones y el de los ciclistas, se separan claramente. Pero, como suele ser la norma habitual, esa separación deja indiferentes a algunos viandantes y ciclistas. Sobre todo, a estos últimos, y es muy frecuente contemplar cómo pasan entre peatones de poca o mucha edad, sin importarles el riesgo de provocar algún accidente. Algunos van a poca velocidad, pero otros no respetan ni esta circunstancia ni la numerosa afluencia de paseantes que en ciertos momentos, especialmente los de las tardes, suele darse en aquel lugar.

Las imágenes que acompañan son lo suficientemente expresivas como para completar lo comentado y, lo más preocupante es que todos, usuarios a pie o en bicicleta, dan la sensación de encontrar lo que sucede, a pesar de los peligros que entraña, como algo natural y que hay que soportar.

Una vez más, la pasividad, el pasotismo o la comodidad parecen ser patrimonio de estas tierras y quizá se confundan, equivocadamente, - desde mi punto de vista -, con la tolerancia, la comprensión y la flexibilidad. Una vez más, la falta de civismo y el respeto a unas mínimas normas de convivencia, - y más cuando somos tantos -, siguen siendo la norma que se instala, poco a poco, en esta sociedad que nos está tocando vivir.

Galería de fotos

P6170002_-_copia_-_copia.JPGP6170008_-_copia.JPGP6200689_-_copia.JPGP6200691_-_copia.JPGP6220696_-_copia.JPGP6220697_-_copia.JPG

Añadir a blog

Copia este código para poner este contenido en tu blog o página web:

Opinión

Imagen de Alvaro Santana Acuña

El barrio del fin del mundo

  • Por Alvaro Santana
  • (vecinoreportero)
Imagen de TomasB

Nuevas cancelaciones de Lü Jia ¿serán las últimas?

  • Por Tomás Jesús Brito
  • (vecinoreportero)

El mejor...

¡Quéjate!

Restaurante El Dorado de Bajamar. Servicio pesimo el 20/07/2012. Hora y cuarto para traer la comida. Sin verguenza. Asi vamos

(0) comenta

Desconfia de IKEA FAMILY. Muchas quejas sin respuesta. Pasan del cliente a la hora de las reclamaciones.

(12) comenta

me parece mentira ke para poder poner un chiringuito de castañas,para la comision de fiestas de un barrio te pidan darte de alta

(2) comenta

Tamaño del texto:

Comentarios recientes